Linse Ascendemi

2015

Es una aproximación a dos de las enfermedades que actualmente producen de manera muy rápida y devastadora la anulación de la capacidad autónoma de los pacientes que las sufren, estas dos enfermedades son la demencia senil y el alzhéimer.


Independientemente que 4 de cada 10 ancianos a día de hoy sufran algún tipo de demencia no son unas enfermedades que se comprenden ni sabemos cómo reaccionar ante ellas, socialmente seguimos en una bruma en relación al conocimiento de cómo tratar a un enfermo, incluso el conjunto sanitario tampoco posee espacios de experimentación y desarrollo de terapias ni tratamientos específicos que aporten calidad de vida al enfermo, y este queda confinado a permanecer en un cuerpo que está en un continuo declive.

 

Con esta pieza respondo una exploración técnica y conceptual con el fallo, con la ausencia, con ello retrato estados que ya no existen en el presente, un presente que se entremezcla con la ilusión y la alucinación de lo senil. Una degradación de un individuo que no es consciente de ello, una enfermedad que se conoce, pero no se entiende, solamente se padece.


La finalidad de la instalación expositiva es visibilizar a los que ya no explican lo que les sucede, me interesa hacer comprender cómo se sienten, cómo reaccionan, cómo ven su nuevo mundo y para ello he creado un discurso visual y conceptual comprensible tanto en el campo del arte como otros sectores que no pertenecen a él, el fin es poder ayudar a la compresión y la empatía con este colectivo, para ello he creado una traducción del concepto para mostrarlo desde un punto de vista no habitual y así al descontextualizar para que cuando el espectador se enfrente a él, lo vea, lo analice y se produzca la comprensión.

Publicado en la revista digital MiMo, Bellas Artes UCLM